Día de los animales 4 Octubre

Algunas veces nos ocurren cosas que no sabemos casi ni explicar, a veces viene en forma de sensaciones, otras en vivencias, y hasta en simples anécdotas.
Algo parecido me ocurre a mí con las estrellas de mar, y la primera vez, aún estaba yo en la barriga de mi madre. Ocurrió un día cualquiera, en una pescadería del barrio, la cuestión es que, ella vio en el mostrador, escondida, una estrella de mar, que a ella le parecía preciosa. Sin ser su turno y como un acto reflejo, le dijo al dependiente. Disculpa, cuando sea mi turno, puede ponerme esa estrella de mar que tiene ahí?. Y así empezó casi sin yo saber que me iban a seguir años más tarde estás hermosas estrellas.
Ahora 29 años más tarde, presiden mi habitación con orgullo, y una particularidad. En la primera inmersión de mi curso de buceo, lo primero que vi a más de 10 metros de profundidad, una estrella de color granate, que estaba tranquilamente en una roca, fue una experiencia impresionante, y casi inexplicable.
A partir de ese momento me han acompañado escondidas en todas mis inmersiones, y espero que así siga siendo.

Deja un comentario

©2018 Revlate – Política de privacidad  – diseñado en WordPress – diseño web PowebDesign

error: Content is protected !!